Al Otro Lado del Mundo


The Painted Veil
Estados Unidos/China, 2006

Dirige: John Curran

Con: Edward Norton, Naomi Watts y Liev Schreiber


"Al Otro Lado del Mundo" es una adaptación de la novela "The Painted Veil" (El Velo Pintado) del escritor inglés Somerset Maugham, la cual explora principalmente temas como el matrimonio y las altas y bajas que acompañan a toda relación amorosa, ubicada a principios del siglo pasado. Con la participación de dos actores muy queridos en el medio independiente como lo son Edward Norton y Naomi Watts, el director John Curran ("We Don't Live Here Anymore"), nos traslada hasta los rincones más profundos de China para presentarnos la historia de Walter y Kitty Fane y el viaje que transformará la vida de esta pareja.

Walter Fane es un reconocido científico, que estando de visita por Inglaterra, se enamora a primera vista de la hermosa Kitty, una joven proveniente de una acaudalada familia inglesa. Fane inmediatamente le propone matrimonio, puesto que está a punto de partir hacia Shanghai por cuestiones laborales. Sabiendo que el doctor es un buen partido y que sus hermanas ya están casadas, Kitty decide aceptar la propuesta del hombre, sin conocerlo y sin amarlo. Ya en Shanghai, ambos comienzan a percatarse de lo diferente que son y Kitty, en su soledad, busca consuelo en los brazos del diplomático Charlie Townsend. Walter se da cuenta del adulterio de su esposa y a manera de castigo a sus actos indecentes, decide llevarla junto con él hasta un pequeño pueblo enmedio de la nada, donde se ha desatado una tremenda epidemia de cólera.

"El Velo Pintado" es un romance exquisito, de aquellos que solían realizarse Hollywood hace varios años. A grandes rasgos, el filme presenta la lucha de una pareja por mantener vivo el amor, que tal vez nunca existió. Aunque Walter se enamoró de Kitty desde el momento en que la conoció, bien sabemos que ella no siente nada por él y esa es la causa de su infelicidad y apatía. Poco a poco, el cansado viaje, la vida del campo y el enfrentamiento con la muerte día a día, provocarán que cada personaje se conozca más a si mismo y logren reconocer sus diferencias, pero a la vez, los sentimientos que escondidos, afloran en ambos.

La cinta tiene una combinación de excelentes actuaciones por parte del elenco. Edward Norton se luce como el frío y racional doctor Fane, mientras que Naomi Watts demuestra nuevamente su capacidad histriónica al interpretar a un personaje tan complejo a nivel sentimental. Además de ellos, la película no hubiera sido nada si no fuera gracias a una impecable dirección, una majestuosa cinematografía que nos deja atónitos ante la belleza de los paisajes de China, un guión inteligente que además de la historia de amor, enmarca los acontecimientos políticos, económicos y sociales de la época y finalmente, una cautivadora banda sonora que logra el balance perfecto entre todos los elementos del filme. Tal como el título original lo propone, el objetivo de la película consiste en comprender que muchas veces tenemos puesto un velo que cubre nuestros ojos y que nos impide ver a los demás tal cual son, observar sus cualidades y apreciarlos por lo que valen.

5 comments:

  1. Carlos Reyes dijo...

    Excelente Guion
    Excelente Fotografia
    Excelente Musica
    Excelente Norton
    Excelente Naomi Watts

    *****/*****

    MaHo dijo...

    te hare caso y te stalkeare por aqui
    mmm
    la neta no tengo ganas
    jajajaja

    byeee

    Dan Campos dijo...

    Naomi Watts.... mmm....
    Norton por otra parte lo respeto casi en todas sus películas...

    Diantres, creo que tendre que verla.

    ¡Saludos!

    Paxton Hernandez dijo...

    Recién acabo de regresar de verla... y me dejó boquiabierto. Qué maravilla. Tan dolorosa y sublime como pocas. La primera película de cine "de prestigio" del año que me entusiasma. Y muchísimo.

    Como siempre un placer ver a la Watts. IMPECABLE, sin aires de diva ni nada como bien apuntas dándole una densidad formidable al personaje. No le pide NADA pero NADA a la Garbo que estelarizó la versión de 1934.

    Por otra parte, me hizo recuperar la fe (perdida) en Norton y recordarme que es un actorazo.

    Y Curran queda como un ch*ngón: jamás ni por un minuto se le cae la película, con ese ritmo lento, hipnótico, contemplativo.

    La banda sonora del Desplat está genial. Ni intrusiva como las del mamila de John Williams, ni tipo "nada que ver" como las del inflado Vangelis. Injusticia que se le haya negado la nominación en los Oscares.

    Por último, lo hermoso de la película es el proceso de "exquisito romance" que se da sin ñoñeces ni cursilerías ni desgarres melodramáticos: cómo se van reconquistando uno al otro. Guau.

    La iba a ver en DVD pero qué bueno que la ví en una sala de cine. Es el tipo de películas hechas para una sala de cine y no una pantalla de TV. Saludos!

    PD. Ah! y se me olvidaba. El texto del guión es delicioso, en serio.

    René Sánchez dijo...

    Yo también quedé fascinado por esta película. Lamentablemente me la aventé en DVD. Pero cuando salga en el cine, por supuesto que iré a verla.

    Aún es fecha que me pongo a pensar en la película y no se, me transporta a los paisajes y a la historia de dos personas tan diferentes y el proceso que lleva a unirlos.